TEMAS DEL DIA:

Coronavirus | Elecciones 2021 | Elecciones en Tacna | Vacunación | Salud | Tacna | Vizcarra | Pedro Castillo

Uchuraccay: A 38 años de la matanza de ocho periodistas en Ayacucho

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

La masacre ocurrida en una comunidad altoandina prácticamente desconocida conmocionó al país y marcó un hito en el escenario de la lucha subversiva contra Sendero Luminoso en 1983.

La fecha será recordada con ceremonia virtual por el Colegio de Periodistas del Perú Consejo Regional Tacna.

El 26 de enero de 1983, ocho periodistas, un guía y un comunero fueron asesinados en Uchuraccay, ubicado en Ayacucho, mientras investigaban las matanzas cometidas por el Partido Comunista del Perú Sendero Luminoso. En ese entonces, el poblado era una de las comunidades más golpeadas por los ataques del terrorismo.

El episodio es un macabro rompecabezas por donde se mire: ocho periodistas entraron a buscar la noticia en una tierra desconocida que estaba convulsionada por dos masacres recientes contra militantes de Sendero Luminoso; allí había una comunidad que esperaba un ataque de revancha en cualquier momento; poco antes del viaje de los periodistas, una patrulla militar había pasado por el pueblo con la indicación de que los pobladores exterminaran a cualquier extraño que se presentara, como medida de protección. Al momento del encuentro, la suma de malentendidos propició la tragedia.

Los comuneros de la zona habían recibido el mensaje de la Guardia Nacional: Los enemigos llegan por tierra y los amigos por el aire.

Las fuerzas militares se trasladaban en helicópteros. Sendero Luminnoso a pie. Por desgracia, el guía y los 8 periodistas también llegaron por tierra.

Además, los comuneros confundieron las cámaras fotográficas de los periodistas con armas. De nada sirvió el intento de identificarse como reporteros, los comuneros, tras el mensaje de la Guardia Nacional, ya estaban convencidos de que los recién llegados por tierra eran terroristas.

(Diario La República del 30 de enero de 1983 dando cuenta de la versión sobre la participación de los Sinchis en la matanza. Fuente: Biblioteca Nacional del Perú.)

¿Quiénes eran los periodistas? 

Eduardo de la Piniella, Pedro Sánchez y Félix Gavilán de El Diario de Marka, Jorge Luis Mendívil y Willy Retto de El Observador, Jorge Sedano de La República, Amador García de la revista Oiga y Octavio Infante del diario Noticias de Ayacucho.

Junto a ellos,  el guía Juan Argumedo los llevaba a la comunidad de Uchuraccay. Juan también fue asesinado.

¿Quiénes son los responsables?

Si bien 2 comuneros cumplieron condenas de 15 años y uno murió en prisión esperando sentencia, existe la impunidad ante la responsabilidad política. Es decir, los culpables por parte de las Fuerzas Armadas.

DATO. La Comisión de la Verdad y Reconciliación, entidad encargada de investigar los hechos y responsabilidades del caso Uchuraccay así como de otros crímenes cometidos durante el período de violencia política en el Perú (1980-2000), estima que durante esa etapa murieron y/o desaparecieron 69.280 personas.

Según esta institución, “la causa inmediata y fundamental del desencadenamiento del conflicto armado interno fue la decisión del Partido Comunista Sendero Luminoso (PCP-SL) de iniciar una guerra popular contra el Estado peruano”. Indica que esta denominada guerra interna se inicia el 17 de mayo de 1980, luego del ataque senderista a una sede electoral ubicada en la localidad de Chuschi, al norte del departamento de Ayacucho, en la sierra peruana. Los miembros de Sendero Luminoso se autodefinían como marxistas-leninistas-maoístas y actuaron en el Perú bajo el liderazgo de Abimael Guzmán.

(Fuente: Ojo Público y Wayka)

CEREMONIA. El Colegio de Periodistas del Perú Consejo Regional Tacna realizará homenaje virtual a las 11:00 a. m.

Hallan botín de ladrones 

Policía del Grupo Terna intervino una vivienda en asociación San Antonio, en el distrito Gregorio Albarracín, encontrando al interior numerosos