TEMAS DEL DIA:

Coronavirus | Elecciones 2021 | Elecciones en Tacna | Vacunación | Salud | Tacna | Vizcarra | Pedro Castillo

Denuncian que cremaron a hombre que no murió por covid-19

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Hijo del fallecido sindicó a la conviviente de su padre como autora del hecho.

(Foto: Radio Uno)

La tarde del 12 de enero se supo de la muerte de un octogenario al ingreso del centro de salud La Esperanza, en el distrito Alto de la Alianza. Según la información, el hombre llegó al lugar a bordo de un taxi para ser atendido por síntomas de coronavirus.

Jaime García, hijo del fallecido, aseguró vía Radio Uno que su padre no murió por COVID-19, pese a ello fue cremado sin su consentimiento.  Sindicó de ello a la conviviente de su progenitor.

“A mi padre lo han tirado en el taxi y la mujer no me da cara, me comunican que mi padre fue cremado y la autorización la dio el Clas de La Esperanza”, aseveró.

Según el deudo, fue la funeraria Podesta la que informó que la autorización fue dada por el establecimiento médico; sin embargo, mientras se desarrolla la entrevista, representantes de esta empresa se comunicaron de manera interna y aseveraron que fue la pareja del difunto quien ordenó tal medida.

García dijo que existe en la mujer intereses de por medio, “por ambición, por la casa” que habría actuado de manera negligente. Y es que, aseveró que la muerte de su padre no le fue comunicada, es vía Radio Uno, que tomó cuenta del hecho.

¿Tenía COVID-19?

Negó que su padre fuera diagnosticado con COVID-19. “Se que mi padre paso prueba rápida a mediados de diciembre y salió negativo, un día anterior (al deceso) mi padre, vecinos me dicen que bromeaba y salía a la calle. Estuvo bien, caminando, sonriendo y es preocupante que muera y encima le pongan que fue por COVID-19”, mencionó.

Era sospechoso

Por su parte, Jhon Yahua médico del centro de salud que fuera mencionado por el denunciante, comentó que “acá hay un problema familiar de por medio”. No obstante, aseveró que fueron acatados los protocolos.

“Para nosotros como autoridad de salud, tenemos un cadáver que no manifiesta signos de criminalidad y de acuerdo con las conversaciones con las personas que acreditan en ese momento velar por la salud que tengo entendido es la conviviente que dicho de paso es quien tramitó el SIS y son ellos quienes informan que el señor tenía una data de tres semanas con sintomatología respiratoria”.

“Pero como no había una prueba es diagnosticado como un caso Covid-19 no confirmado, “se procede al protocolo”, entre ellas comunicar a una funeraria en este caso Podesta. “Y es la familia la que decide el mecanismo final del cadáver, se procede a la cremación o inhumación, que tiene que ser lo más pronto posible”, aseveró.

Pin It en Pinterest