TEMAS DEL DIA:

Coronavirus | Elecciones 2021 | Elecciones en Tacna | Vacunación | Salud | Tacna | Vizcarra | Pedro Castillo

CASA DE LA JURÍDICA: TESTIMONIO PERENNE DE LA NACIONALIDAD

Jesús Gordillo Begazo

La «Casa de la Comisión Jurídica», es actualmente la sede institucional del Archivo Departamental de Tacna, encargada de administrar y custodiar el patrimonio documental de Tacna. Ahí, un 28 de agosto de 1929, se firmó la Acta de Entrega de Tacna al Perú.

Sobre la base de la investigación histórica de la casa que hiciera el Dr. Luis Cavagnaro Orellana en 1996, mediante citas y referencias, esbozaremos la trama evolutiva de los antecedentes. En una segunda y tercera se precisa el hecho histórico y el valor arquitectónico monumental del inmueble.

LA HISTORIA DE LA CASA

El inmueble histórico se remonta a las últimas décadas del siglo XVIII, cuando el solar eran chacras de las hermanas Petrona y Paula Lavayen y Madueño. A partir del año 1840, en que el Prefecto Manuel de Mendiburú, pretendió construir la Iglesia Matriz en el lugar donde hoy se encuentra el Pasaje Vigil, los terrenos aledaños crecieron en valor, lo que motivó para que el crl. Don Cesareo Vargas, Vencedor de la Batalla de Ayacucho y gran propulsor del teatro tacneño, adquiriera parte de esos terrenos donde construyó una solariega casa, con dos habitaciones a los lados y un portón que daba acceso a un amplio e iluminado corredor. Posteriormente la casa fue adquirida por Don Bruno Vargas, hermano de Cesareo.

Frente a la casa, luego se abrió una calle para comunicar «La Recova» -antiguo mercado central- con las casas del Caramolle y los pagos de «Collana» y «Tonchaca», denominada inicialmente «Cajatambo», luego «Bulnes» y desde 1929 se le designó como «Pasaje Calderón de la Barca».

A partir de 1856, con la construcción del ferrocarril a Arica, el comercio de Tacna llegó a su máximo esplendor. La casa de Don Bruno Vargas pasó a poder de su viuda, doña Damiana Vizcarra de Vargas, quien tenía su residencia habitual en Locumba y la alquiló a la casa comercial Gibbs y Compañía. Una vez que muere Doña Damiana, a comienzo de los años setenta, la casa pasó a manos de su hijo Rafael Vargas Vizcarra. A su muerte, la heredaron sus hijos Rodolfo y Demetrio Vargas. Era la época de apogeo de los Teatros que quedaban en la cuadra inmediata. El 10 de octubre de 1900, los Vargas vendieron la casa al arquitecto-constructor italiano Alberto Figini y tenía una extensión de 1,193 metros cuadrados. Fue demolida y edificada por el mismo Figini, terminando la nueva casa el año 1903 y amoblada con muebles traídos de Europa. Era una de las casas más admiradas por la sociedad tacneña de entonces.

Debido a una fuerte desgracia familiar, don Alberto Figini vende la casa y los muebles a Don Alberto Estanislao, y éste a Don Ricardo Vargas Palenque. Tacna y Arica continuaban en poder del gobierno chileno.

EL HECHO HISTORICO

El 4 de marzo de 1925, el presidente de los Estados Unidos, que había sido designado árbitro, expidió un laudo por el cual se precisó que el plebiscito establecido por el Tratado de Ancón para definir la situación de Tacna y Arica, debía realizarse. Como este laudo daba ventajas a Chile, el Gobierno y el pueblo peruano lo rechazaron. La Comisión Jurídica llegó a Arica el 3 de agosto de 1925, a bordo del «Ucayali», inició sus reuniones en el cuartel Velásquez de aquel puerto. El 27 de enero de 1926, se aprobó el reglamento de Inscripción y Votación del plebiscito. Comenzaron a llegar los votantes y los propagandistas.

Era urgente para el Estado Peruano conseguir un local apropiado y céntrico que sirviera de centro de operaciones a la COMISION JURIDICA PERUANA. Se compró la casa de los Vargas Palenque en estricta reserva. La transferencia se concretó el 2 de marzo de 1926. Ante la declaratoria de «impracticabilidad del plebiscito», la COMISION JURIDICA retornó a Lima y la casa fue cerrada temporalmente. En julio de 1928, se reanudaron las relaciones diplomáticas con Chile. El 3 de junio de 1929, se firmó el TRATADO DE LIMA, por el que la Provincia de Tacna retornaría al Perú y la provincia de Arica quedaría en poder de Chile. Y se retomaron los preparativos para los actos protocolares de la Entrega de Tacna al Perú.

Don Federico Fernandini, Prefecto de Tacna, con el Intendente chileno don Gonzalo Robles se encargaron de coordinar la ceremonia. Antes de la ansiada fecha de la entrega, se realizó una importante propaganda y se preparó el primer número del periódico «La Patria». El día 27 de agosto, la delegación peruana, después de ser recibida multitudinariamente, fue acompañada entre aplausos y algarabía hasta la «Casa de la Jurídica», donde se alojaron algunos integrantes. Y el 28 de agosto de 1929, en el segundo salón de la casa a las 2.00 de la tarde los delegados peruano y chileno suscribieron el ACTA DE ENTREGA. En las calles céntricas los tacneños entre vivas y sollozos vitoreaban el histórico acto y se hizo la bandera peruana en una de las torres inconclusas de la Catedral. Por la noche, se ofreció una cena de gala a la delegación de Chile. Cinco días después la delegación peruana se reunió con los Artesanos de Tacna. Ese mismo día, una tarde del 2 de setiembre se ofreció un baile a la sociedad tacneña. Desde entonces, la «Casa de la Jurídica» se constituyó en residencia de los Prefectos. Cuando estas autoridades, fueron nombradas entre los notables de Tacna -desde 1968- la casa fue prácticamente abandonada.

Por Resolución Ministerial Nro 0073-86-IN/BM, del 28 de noviembre, el Ministerrio del Interior, transfirió al Instituto Nacional de Cultura la «Casa de la Jurídica», para que funcione ahí el Archivo Departamental, la Pinacoteca y la Sala-Museo de la Reincorporación. Luego, la casa fue restaurada por convenio entre el INC-Tacna y la Municipalidad Provincial de Tacna. En estos logros estuvieron comprometidos el Dr. Luis Cavagnaro Orellana, Virginia Lázaro Villarroel y el Prof. Grover Pango Vildoso, quienes entonces ocupaban los cargos de Director del Archivo Departamental, Directorta del INC-Tacna y Ministro de Educación, respectivamente.

EL VALOR ARQUITECTONICO

Mediante la Resolución Ministerial Nro 1029-84-ED, la «Casa de la Jurídica» fue declarada como Monumento Histórico. Está ubicada en la esquina de Zela con el pasaje Calderón de la Barca y a pesar de poseer una sola planta es de fácil identificación por la sobriedad de sus líneas neoclásicas propias de la arquitectura de inicios del presente siglo. La fachada y la puerta principal están hacia la calle Zela. El ingreso se inicia con un vestíbulo central definido por dos mamparas que comunican a dos habitaciones laterales; el resto de espacios interiores quedan articulados a través de tres galerías consecutivas dispuestas a lo largo de su eje central, ofreciendo una perspectiva elocuente que dá hacia un jardín cercado con fierro fundido.

Las habitaciones son amplias y ventiladas. Se observan finos acabados de carpintería en madera, un cielo raso que en algunos casos presentan frescos decorativos, tabiquerías de quincha y muros exteriores hechos de adobe sobre piedra de cantería. Todas las habitaciones de la Casa están intercomunicadas por una o dos puertas. La Casa, se ubica dentro del perímetro de la denominada Zona Monumental de Tacna. A pocos metros del inmueble histórico encontramos el pasaje Vigil. Dos añosas construcciones de elegante diseño neoclásico como la Casa Lombardi y el Hotel San Cristóbal (recientemente destruido) le da una visión especial a la «Casa de la Comisión Jurídica», a pesar de la presencia de un edificio de cemento que se caracteriza por sus líneas rígidas, frías y de poco criterio estético arquitectónico.

El Pasaje Vigil, como puente de unión entre las históricas calles principales San Martín (de gran flujo comercial) y la calle Zela (entonces zona residencial de la sociedad acaudalada de Tacna), encuentra continuidad en el Pasaje «Calderón de la Barca» en cuyo recorrido se ubican: «La Casa de la Jurídica», el antiguo Teatrín denominado «El Orfeón», el Cuartel de la Policía Nacional (edificio de dos plantas con impresionante estilo neoclásico), el histórico Teatro Municipal edificado el año 1870 y la plazoleta denominada «Gonzales Mantilla».

Pin It en Pinterest